Bizerta

PUERTO DE MAR CON UN RICO PASADO HISTÓRICO

Puerto de mar con un rico pasado histórico, Bizerta tiene todo el encanto de una pequeña ciudad tradicional y acogedora. Sin embargo, presenta al mismo tiempo unos barrios modernos dignos de una gran ciudad y todas las infraestructuras necesarias para una estancia de vacaciones activa, en el centro de una región frondosa donde se ofrece un gran surtido de itinerarios originales para descubrir el entorno.

En el viejo puerto, barcas multicolores se deslizan al pie de los cafés y los venerables muros de la medina. En el casco antiguo, es necesario saber callejear para descubrir, en el azar de las calles, los zocos animados, una bonita fuente turca o incluso los monumentos antiguos, como la gran mezquita…

Será necesario visitar la "kasbah", verdadera "ciudad dentro de la ciudad" rodeada de murallas, con su mezquita y todo un dédalo de estrechas callejuelas, y el Ksiba, una pequeña fortaleza convertida hoy en museo oceanográfico. Pero a solo dos pasos, el cambio de ambiente es completo: los barrios de reciente creación presentan amplias avenidas modernas.

No hay que dejar de pasear por la magnífica avenida del frente marítimo y respirar el viento de alta mar contemplando el gran puerto. Será entonces cuando recordemos que Bizerta fue desde siempre una plaza fuerte y una gran puerta de entrada desde Europa hacia África.

Es en el lugar que ocupa la "kasbah", la antigua ciudadela principesca, donde se elevaba la antigua ciudad de Hippo. Los cartagineses, y más tarde los bizantinos, ya habían construido sus murallas. La propia ciudadela, cuyas murallas bordean el viejo puerto, se remonta a la Edad Media, pero se transformó en gran parte bajo el dominio turco, cuando la ciudad era un gran puerto de corsarios.

Y es que Bizerta fue considerada siempre una plaza fuerte estratégica, debido a su proximidad con Europa y a su rada natural (la laguna de Bizerta) que permitía mantener los buques a buen recaudo. La única puerta de la "kasbah", Bab el Medina, es todo un pequeño fortín, mientras que, en el otro lado del canal, otro fortín, el Ksiba, vigila la entrada del puerto.

Más lejos, una gran fortaleza turca, llamada Fuerte de España, domina el "barrio de los andaluces", donde Bizerta acogió en otro tiempo a numerosos exiliados venidos de España. Esta presencia turca y andaluza marcó la ciudad de Bizerta.

Muy próxima a Túnez, pero al margen de los circuitos más frecuentados, Bizerta se presta maravillosamente a estancias de relax gracias a sus inmensas playas de arena fina. Este destino turístico dispone hoy de grandes hoteles conforme a los cánones modernos, donde todo está previsto para la comodidad de los veraneantes.

Ofrece también todas las actividades que amenizan una estancia a orillas del mar gracias a sus bases náuticas y a su centro de submarinismo. Incluso puede practicarse el golf si nos acercamos a Túnez, que solamente está a 70 km de distancia por la nueva autopista.