Tozeur

El OASIS A LAS PUERTAS DEL DESIERTO

Tozeur, la perla y la capital del Jerid, está ubicada en el centro de uno de los oasis más famosos del mundo. Es la antigua Thusuros, uno de los puestos que se encontraban en la vía romana que iba de Biskra a Gabès.

Es el mayor productor de dátiles, sobre todo de la variedad “deglat en nur”, cuya excelente reputación no tiene parangón.

Tozeur: puerto del desierto

Tozeur era una especie de puerto del desierto, un centro activo del comercio de las caravanas transaharianas. Conoció su apogeo en el siglo XIV.

Existen numerosos lugares que merecen un alto: Al pie del mirador (Ras el Ayoun) desde el que la vista abarca una gran extensión (el palmar, la ciudad, el Chott el Jerid, el Sahara), emanaban numerosas fuentes que, ya secas, han sido sustituidas por pozos artesianos.

El pueblecito de El Hadher es una aldea que señala la ubicación de la antigua ciudad romana, cuyo único vestigio es una base antigua cubierta por las ruinas de un minarete de ladrillos. La mezquita, muy cercana, se construyó en el siglo XI. Una decoración hispano-magrebí, realizada a finales del siguiente siglo, adorna el mihrab.

Aquí, en esta aldea, se encuentra la tumba de Ibn Chabbat, muerto en 1282. Sus importantes estudios sobre el cultivo de la palmera y la invención de un sistema de distribución del agua han perpetuado su memoria. La plaza que constituye el corazón de la ciudad lleva su nombre en la actualidad.

El Paradis es un pequeño jardín extraordinario donde se cultivan cientos de variedades de flores. Pasear por él es muy agradable. El barrio de Ouled Hadef es el más antiguo de la ciudad. Perderse por él constituye un verdadero hechizo: gruesas bóvedas bajo las cuales pasan las calles, plazoletas encantadoras, las "zaouias" y las mezquitas recubiertas de ladrillos, etc.

La arquitectura es la típica de las localidades del Jerid. Las casas son en general grandes y construidas con ladrillos. Antiguas o modernas, presentan una fachada con una ornamentación geométrica bastante particular: de color ocre, los ladrillos sobresalen o se retiran dibujando así unos motivos geométricos en relieve muy originales.

Estos motivos parecen los dibujos de las alfombras y de distintos tejidos locales. Tendrían probablemente un origen bereber. Esta técnica se aplica cada vez más en la construcción de los edificios administrativos y los hoteles.

El Museo Dar Chraiet presenta una reconstrucción de algunos aspectos de la vida tradicional. El Museo de las Artes y Tradiciones populares, instalado bajo la cúpula de Sidi Bou Aisa, es de un gran interés. Allí puede verse, muy bien expuesto, el estanque que había en el oasis en el siglo XIII. Las salas, de dimensiones más bien modestas, representan momentos de la vida social y doméstica. En la habitación de la novia puede admirarse una colección muy rica: el traje de fiesta de la novia, un arca de bodas, la olla del cuscús, joyas, frascos de perfume, cajas de alheña, objetos y utensilios de cocina...

También pueden contemplarse mantas elaboradas al estilo de Tozeur, "kilims" (alfombras), un traje que lleva el joven muchacho en la ceremonia de la circuncisión… En este museo también se encuentran muchos otros objetos: armas, lámparas de aceite, cerámica romana, etc.

Planet Oasis

Ocupa 4 hectáreas y es un centro de celebraciones con una tienda gigante que puede albergar hasta 1.200 personas en una cena de gala.